sábado, 31 de julio de 2010

Al son de Marimba: recuerdos del maestro Bayardo González

Al  centro el profesor de marimba Bayardo González. Foto de
Wilmor López periodista e investigador de nuestras tradiciones
.
La marimba o mejor dicho en son de marimba lo llevo en el alma. Soy de esas masayas que cuando escuchamos el sonar de una pieza “nos pican los pies por bailar”.

En esta oportunidad quise compartir un aspecto del folklore nicaragüense, en particular de Masaya, motivada por dos razones: porque me gusta y lo siento. Además porque recientemente falleció Bayardo González, famoso bailarín de Negras de Masaya y mi maestro.





Tenía doce años de edad y recuerdo todas las tardes iba a la casa del profesor Bayardo a recibir mis clases de marimba. “1,2,3 cambia de pie…con la punta, ahora cruzado, y un, dos tres, ahora vuelta….” Nos decía el profesor Bayardo quién con galantería y sapiencia nos mostraba como hacer los pasos que tiene el son de marimba.

 Bayardo González con un bailarín de Negras.
Foto cortesía de Wilmor López
El maestro Bayardo no sólo era famoso, era conocido y reconocido por todos los masayas y resto del país. Pasó más de 48 años bailando marimba. Formó su grupo de Baile de Negras, uno de los más famosos en Masaya y resto de Nicaragua. Bailaba a la perfección y con la elegancia que sólo él tenía. Decir Bayardo González es hablar de Marimba, y hablar de ésta es hablar de El Baile de Negras.

En el Baile de Negra hay más arte, es toda una tradición con una gran particularidad, sólo son hombres los que bailan, unos vestidos de mujer y otros de varón.

Estos grupos de Negras salen a bailar todos los domingos de Noviembre  y recorren durante todo el día distintos hogares que abren sus puertas para admirar, y con ojo crítico comentar luego cómo bailó tal bailarín. Igual para observar que traje lleva cada pareja, esto último es un secreto que los bailarines lo mantienen bien guardado hasta el día en que les toca a su grupo salir a bailar.

Los trajes los cambian cada año, se visten de españoles, de húngaros, de japoneses en fin, pasan todo un año antes creando sus trajes. Y con ellos danzan la marimba y sus sones herencias de sus antepasados indígenas. Llevan máscaras de cedazo con ojos azules y pelo rubio, esto porque según los historiadores este baile está relacionado a la venida de los españoles, por tanto llevan además de esa máscara abanicos españoles.

Cuando el grupo de Negras de Bayardo González salía, era todo un acontecimiento. La gente de Masaya sigue este baile, y también la de otros grupos. Pero recuerdo que el de Bayardo siempre era esperado como “agua de mayo”.

Verlo a él vestido con su traje de mujer, su máscara, sus guantes, joyas, su abanico en espera que los marimberos comiencen a tocar sus piezas favoritas; el Mateamargo y Arroz con Chancho. Suenan los bolillos sobre la marimba llamada también “el piano indígena”. Con plasticidad y teatro Bayardo comienza a bailar, inmediatamente se escucha aplausos fuertes y sonoros.

Este año no podremos apreciar al maestro de la marimba Bayardo González, hace un mes le arrebataron la vida en su hogar personas que entraron a robar. Su entierro fue una expresión de admiración y cariño. Ahí estaba el pueblo humilde de Masaya acompañándolo, en esta ocasión a su última morada.

Durante su vela sonó la marimba y danzantes no faltaron toda la noche. Niños, niñas, jóvenes, adolescentes bailaron los sones cómo El Acuartillado, Los Dos Bolillos, y muchas otras piezas que conforman el “pentagrama musical” de la marimba. De esta forma mostraron respeto a la memoria de este gran bailarín.

 A través de este escrito brindo homenaje al mejor bailarín de Negras Bayardo González, quien me enseño a bailar los sones de marimba.